Presentación

Con ocasión de la celebración de la Feria literaria de Estocolmo del 4 de diciembre de 2021 y con la traducción como punto de partida, In translation: Spanish literature se presenta con un seminario para profesionales sobre la traducción del español al sueco y distintos encuentros públicos con algunos de los representantes más destacados de la literatura española actual.

Desde la perspectiva industrial de la literatura ponemos en valor la decisiva labor del traductor para conectar entre sí a los distintos actores que intervienen en el mercado literario, tanto en poesía como en narrativa, y que se produce entre España y Suecia. Todo ello, sin perder de vista la actualidad de las novedades literarias para apoyar su promoción en el mercado.

Programa

2 de diciembre
Seminario de traducción
Lugar: Författarförbundet, Drottninggatan 88B, Estocolmo.
Horario: 10.00 – 18.30

10:00 La autora y su traductora / La traductora y su autora
  • Clara Usón
  • Marika Gedin
11:00 Diferentes voces del español
  • Hanna Axén
  • Annakarin Thorburn
12:00 Los límites de la traducción – traducir a Fernanda Melchor
  • Hanna Nordenhök
  • Fernando Wachtmeister Bermúdez (escritor e investigador en la Universidad de Uppsala)
13:00 Almuerzo
    14:00 Momento de la literatura española
    • Jordi Gracia (crítico literario de El País y catedrático de la Universidad de Barcelona)
    14:30 Los desafíos de la poesía
    • Olvido García Valdés, poetisa.
    • Ulf Eriksson (escritor, crítico y traductor)
    15:30 Nuevas traducciones – Gabriel García Márquez en sueco
    • Lina Wolff
    • Alberto Gascón Gonzalo (Instituto Cervantes)
    16:30 Los caminos de la traducción / What are the translation paths?
    • Ella Sher (The Ella Sher literary agency)
    • Johanna Haegerström (Albert Bonniers förlag)
    • Susanne Bergström Larsson (Kulturrådet/Swedish literature exchange)
    17:30 Branschmingel / Encuentro entre profesionales / Vino español

    3 de diciembre
    Tres escritoras españolas en el aliasTeatern – La noche de la literatura española
    Lugar: aliasTeatern, Hälsingagatan 3, Estocolmo
    Horario: 18.00 – 19.30

    Tres escritoras españolas en el aliasTeatern

    Bienvenidos a la NOCHE DE LA LITERATURA ESPAÑOLA con las autoras españoles galardonadas:

    Olvido García Valdés (n. 1950) es una de las poetas más importantes de España. Su poemario Y todos estabamos vivos, recibió el Premio Nacional de Poesia en 2007 y fue publicado en sueco a principios de este año con el título, Och alla var vi levande, por la editorial Edda. Otra colección anterior de poemas suyos, Caza nocturna, Nattlig jakt, fue publicada en sueco en 2004 por la editorial Ariel.

    Cristina Morales (n. 1985) es considerada una de las escritoras jóvenes más prometedoras de España. Una de sus novelas más aclamadas, Lectura fácil, recibió, entre otros, el Premio Nacional de Narrativa en 2019. Ha escrito, entre otras, una novela sobre Teresa de Ávila, Introducción a Teresa de Jesús, publicada por la editorial Anagrama.

    Clara Usón (n. 1961) se ha convertido desde su premiado debut de 1998, Las noches de San Juan, en una autora consolidada en España con varias novelas a sus espaldas. Traducida a varios idiomas, su novela Ana (La hija del Este), sobre la hija de Ratko Mladic, el nacionalismo y la guerra de los Balcanes, acaba de ser publicada por la editorial sueca Ekström & Garay.

    La agente literaria Ella Sher participará también en este encuentro, que se desarrollará en español con traducción consecutiva al sueco.

    El actor Hans Sandquist leerá algunos fragmentos de las obras de las autoras.

    Moderador: Gaspar Cano, editor y ex director del Instituto Cervantes de Estocolmo y de Berlín.

    Música ambiental: A. Torgozolla.

    Con traducción consecutiva del español al sueco a cargo de Lena Öhman.

    Entrada libre.

    ella

    4 de diciembre
    Tres escritoras españolas – Feria literaria de Estocolmo
    Lugar: Escenario de la biblioteca – Kulturhuset, Sergeltorget, Estocolmo
    Horario: 12.00 – 12.45

    Tres escritoras españolas

    Olvido García Valdés es una de las poetas más importantes de España y presenta su poemario Y todos estábamos vivos (Och alla var vi levande) Premio Nacional de Poesía en 2007, y publicado en sueco a principios de este año (Editorial Edda).

    Clara Usón presenta la traducción al sueco de su novela Ana (La hija del Este), inspirada en la hija de Ratko Mladic, Ana, el nacionalismo y la guerra en los Balcanes, y que acaba de publicar la editorial Ekström & Garay.

    Cristina Morales, considerada una de las escritoras jóvenes más prometedoras de España, presenta una de sus novelas más aclamadas y premiadas, Lectura fácil (Editorial Anagrama).

    Intervienen, además:

    Hans Sandquist, actor, leerá fragmentos de las obras y

    Gaspar Cano, editor y periodista, exdirector del Instituto Cervantes de Estocolmo y de Berlín, que modera el encuentro.

    Con traducción consecutiva del español al sueco a cargo de Lena Öhman.

    Participantes

    ella

    Olvido García Valdés

    Premio Nacional de Poesía en 2007 por Y todos estábamos vivos (Tusquets, Barcelona 2006, 2007) y Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda 2021, presentará la edición sueca de la premiada Y todos estábamos vivos (Bokförlaget Edda 2021).


    ella

    Clara Usón

    Premio Nacional de la crítica por La hija del este, que presentará en Estocolmo en su edición sueca.


    Estudió derecho y ejerció la abogacía durante 18 años.

    En 1998 ganó el premio Lumen por su primera novela, Noches de San Juan, a la que siguieron Primer vuelo (2001, El Aleph); El viaje de las palabras (2003, Plaza & Janés); Perseguidoras (2007, Alfaguara); Corazón de napalm (Seix Barral), por la que obtuvo el premio Biblioteca Breve en 2009.

    Su novela, La hija del este, (2012, Seix Barral) ha sido reeditada nueve veces, ha ganado en España el Premio Ciutat de Barcelona y el prestigioso Premio de la Crítica; en Italia ha sido galardonada con el Premio de la Cultura Mediterránea y en Francia con Le Prix Bouchon de Cultures.

    Ha sido publicada en Italia por Sellerio (La figlia), con 6 reediciones hasta la fecha; en Holanda, por Signatuur (Ana Mladic), en Francia por Gallimard (La fille de l’est) y en Portugal por Teodolito (A filla do leste). También ha sido traducida al croata, al rumano y al árabe.

    En octubre de 2015 publicó la novela Valor, (Seix Barral), traducida al italiano, y el 5 de abril de 2018 ha publicado la novela El asesino tímido, (Seix Barral), por la que le ha sido concedido el premio literario Sor Juana Inés de la Cruz 2018; traducida al italiano, al portugués, al croata, al rumano y al polaco.


    ella

    Cristina Morales

    Premio Nacional de Literatura 2019 por su obra Lectura fácil.


    ella

    Jordi Gracia García

    Crítico literario, catedrático de literatura española Universidad de Barcelona y subdirector de opinión del periódico El País.

    ella

    Ella Sher

    Agente literaria establecida en Barcelona y nombre fundamental en la circulación de la literatura española producida por autores emergentes menores de cuarenta años. Cristina Morales, Jon Bilbao, Juan Gómez Bárcena, María Folguera o Sergio del Molino se cuentan entre sus representados.


    Marika Gedin, traductora

    Hanna Axén, traductora

    Annakarin Thorburn, traductora

    Hanna Nordenhök, autora, dramaturga y traductora

    Fernando Wachtmeister Bermúdez, escritor e investigador en la Universidad de Uppsala

    Ulf Eriksson, escritor, crítico y traductor

    Lina Wolff, escritora y traductora

    Alberto Gascón Gonzalo, director Instituto Cervantes de Estocolmo

    Johanna Haegerström, editora en Albert Bonniers förlag

    Susanne Bergström Larsson, Kulturrådet/Swedish literature exchange

    Hans Sandquist, actor

    Textos

    Selección de textos de nuestros participantes y colaboradores en torno a la traducción, la literatura...

    De la imposible tarea de traducir poesía
    Olvido García Valdés

    El lugar de la traducción es el de la doblez. Entre quien escribe y quien lee vive quien traduce. No escribe, no solo lee: otra cosa distinta, otro lugar. En el lugar de la doblez es donde más se aprende. Quien escribe no sabe exactamente cómo hace eso que hace; quien lee no alcanza tampoco tal grado de conciencia; pero a menudo quien traduce sí. Algunas veces cree, como quien se enamora, estar dentro de una mente distinta: huesecillos, espirales, mecanismos anómalos y perfectos, que funcionan de esa extraña manera tan poderosa. Como quien se enamora, en los ojos del otro persigue signos, huellas, un pensar, una risa, un quiebro, algo oscuro. Ruedas engrasadas, muescas que chirrían: cómo avanza y adónde, cómo se para. Y el producto: de qué están hechas las mezclas, qué proporciones, dónde lima y cómo suena al desprenderse. Y las cosas, dónde, cómo respiran. Más allá del idioma, esa lengua no es mi lengua. Más acá del idioma, no debo hacer mía esa lengua. Y, sin embargo, algo del tono, del respirar se alcanza. Una cámara oscura: unos prados en sombra, algunos animales, la risa, una luz: eso es lo que se alcanza, y ahí, cerca, todo lo que se pierde. Contra la propia lengua, contra la propia mente: una doblez. Y ser fiel, sin embargo. Pese a elecciones técnicas, a marcados abismos: ¿primar lo semántico?, ¿lo rítmico?, ¿la sintaxis?, ¿algo de la tonalidad, de la coloración vocálica?, ¿se conserva la rima?, ¿buscar mejor lo fónico, lo en paralelo paronomásico?, ¿tender al equilibrio?, ¿dejarse bascular? Quien traduce elige, opta por males que percibe menores. Sopesa: traer aquello aquí, aquello como es, como era, pero aquí, ahora; y siempre, ojo avizor, la duda: fidelidad, qué alientas. Vueltas de tuerca, destellos, intensidad. Las preguntas que hay y que no se formulan, lo que sumergido trasluce, lo que pesa sin verse. Entre quien escribe y quien lee, un pliegue, lugar de la doblez. En la lengua habla un cuerpo: su cuerpo no es mi cuerpo. Cómo son, cómo eran las cosas cuando quien ha escrito las tocaba: solipsismo del tacto. Se escribe con el cuerpo, pues que el alma es el cuerpo, con las huellas, muescas que en el cuerpo se inscriben: lo que deja la luz, los lugares de niño... ¿Trasladar? ¿Verter? ¿Recrear? Traducir: doble vida imposible, cámara oscura. Quien traduce fracasa, y sabe más, lee mejor.

    Sobre la traducción
    Clara Usón

    Soy una escritora afortunada con mis traductores, o mejor dicho, con mis traductoras, pues casi todas mis obras han sido traducidas por mujeres. Para mí, la traducción tiene algo de magia, no deja de sorprenderme que los signos y sonidos de una lengua, o su sintaxis, por enrevesada que sea, hallen su equivalente en otra distinta. Mis traductoras son magas que me permiten expresarme en lenguas que desconozco, ¿cómo no les voy a estar agradecida?

    La traducción literaria es un arte que requiere talento y esfuerzo, no se traduce por arte de birlibirloque, para traducir una novela no basta con un profundo conocimiento de la lengua fuente y de la lengua de llegada, hace falta sensibilidad literaria, creatividad, intuición y mucha constancia. ¿Qué siento hacia mis traductoras?: respeto y admiración. Por razones que se me ocultan, la traducción literaria no tiene el reconocimiento que merece. En mi opinión, en toda obra traducida el nombre del traductor debe figurar en la cubierta junto al del autor, con caracteres del mismo tamaño, pues un texto traducido tiene siempre dos autores, el de la lengua original y el de la lengua de llegada. Un mal traductor puede arruinar una novela, un buen traductor, mejorarla. Yo, ya lo he dicho, he tenido suerte. Mi novela La hija del Este ha ido mejorando con sus traducciones. Los buenos traductores son gente rigurosa, que se molesta en comprobar los datos y las citas y en consultar las dudas. A través del diálogo con mis traductoras he corregido errores, gazapos y lapsus de la versión original, de modo que la versión actual de mi novela es casi una obra compartida.

    Estoy especialmente agradecido a mi traductora de sueco, Marika Gedin, por trabajar tan duro para que mi novela La hija del Este haya llegado al público sueco. Gracias a su tenaz perseverancia, nuestro sueño compartido se ha hecho realidad a través de la publicación de Ana.

    Translation is...
    Ella Sher

    Translation is the reason all of us, readers, authors, publishers and agents - love our jobs.

    Translation is what makes us feel so deeply proud of what we write, or read, or discover.

    I like to think of my literary agency as a way to build bridges made of good literature.

    Being an Italian, with a Spanish oriented agency, while living most of my days in Lisbon, makes me feel at home in every place and a foreign everywhere.

    I truly believe that translation is the engine of what we do, in every language and to every language.

    It's amazing when we see we all are part of the same team: the author, the agent, the publisher, the foreign publisher and the translator. It's the reason I love my job.

    Being here is the best way for me to strengthen the agency's relationship with translators and it's a beautiful opportunity to make those bridges even stronger!

    Una reflexión sobre la traducción
    Cristina Morales

    Le leí una vez a mi amigo y maestro Andrés Neuman, escritor hispanoargentino con quien tomé mis primeros talleres literarios, que quien cree en la traducción cree en el amor. Yo entonces tenía 17 años y no entendía bien esa frase, simplemente me parecía muy bella, de una belleza de la que durante mi larga adolescencia renegaba. No quería yo nada bello a mi alrededor, sólo quería vértigo, y las traducciones me importaban básicamente poco y esencialmente nada: era una autora prácticamente inédita y lo de ser traducida representaba para mí un símbolo de prestigio literario lejanísimo que tocaba a unas pocas autoras y autores de éxito (como efectivamente es). Quien cree en la traducción, cree en el amor, escribía Neuman en alguna parte, o quizás me lo dijo en un bar de mi ciudad natal y su ciudad de adopción, Granada, en esas post-presentaciones de libros y post-lecturas poéticas que yo confundía con la literatura misma porque a mis veinte años eran la literatura misma, era la vida hecha obra como reclamaban las y los cínicos, las y los místicos, las y los dandis, las y los libertinos, las y los dadaístas. Hoy, que formo parte de una gang de traductores de siete idiomas, me atrevo a glosar la máxima neumaniana: la traducción, como el amor, es la voluntad de hacerse entender por el otro a pesar de la gran distancia que separa entre sí a todos los seres humanos. Yo siempre he sido más amiga de la ilegibilidad que de la legibilidad, más amiga del secreto que de la visibilización. Más amiga de lo clandestino que de la transparencia, en suma. En la gang de la que soy parte nos amamos también de esa forma, citando a otro referente mío como es el escritor colombiano Andrés Caicedo: Somos muchas. Incomunica el dato.

    Att börja översätta en roman
    Marika Gedin

    Pendiente.

    La pulsión traductora
    Gaspar Cano

    La pulsión es, para mi, el impulso de la pasión instintiva. La de la traducción, me parece recordar, que era la del impulso, la de la pasión por entender lo desconocido, lo revelado en otro idioma; sí, ahora lo recuerdo: en otro idioma que tampoco nos es del todo desconocido; un destello, una idea, una imagen, un estremecimiento... Die Karlgasse/El callejón Carlos, de Franz K., All that fall/ Todo lo que cae, de Don Samuel (Beckett), Die Nachtwache des Bonaventuras, XY, Yo, Pierre Riviere, y... Sí, esa es la pulsión por traducir.

    Sedes

    ella

    Författarförbundet


    ella

    Kulturhuset/Stadsteatern

    Sergels torg
    111 57 Stockholm

    Tel: 08-506 20 200
    T-bana: Centralen och Sergels torg
    www.kulturhusetstadsteatern.se


    logo aliasTeatern

    alias Teatern


    Publicación

    En esta sección se ofrecerán transcripciones, videos y audios de las distintas actividades celebradas.

    Ladda ner pressmeddelandet på svenska här.  

    Descargar la nota de prensa en español aquí.  .

    Sobre In Translation / Créditos

    In Translation (Spanish literature – Stockholm 2-4 december 2021), es un proyecto desarrollado y codirigido por Gaspar Cano y Daniel Gustafsson.

    Gaspar Cano es filólogo y periodista freelance; exdirector y fundador del Instituto Cervantes de Estocolmo, dirigió el Instituto Cervantes de Berlín durante los años de 2007 al 2012.

    Daniel Gustafsson es director ejecutivo de Översättarcentrum, Estocolmo. Escritor y traductor, antiguo responsable de literatura del Svenska Institutet, instituto nacional de cultura de Suecia.

    Este proyecto ha sido posible con el apoyo de Acción Cultural Española (AC/E) y del Översättarcentrum de Estocolmo.

    Contacto: Gaspar Cano, [email protected], +43 729 386 500

    Organizado por

    ella

    Översättarcentrum

    Contacto: Daniel Gustafsson
    Dirección: Södermannagatan 38, 116 40 Stockholm
    Teléfono: 08-556 048 41
    e-post: [email protected]
    e-post kansli: [email protected]
    web: www.oversattarcentrum.se


    ella

    Acción Cultural Española

    Contacto: Raquel Mesa
    web: www.accioncultural.es


    ella

    El Paso / Gaspar Cano

    e.mail: [email protected]

    Tlf: +46 (0) 729 386 500




    Entidades colaboradoras


    ella

    Författarförbundet

    www.forfattarforbundet.se/
    Contacto: Klara Lindell, responsable departamento traducción.
    [email protected]


    ella

    Kulturhuset/Stadsteatern

    www.kulturhusetstadsteatern.se
    Contacto: Ingmar Fasth, responsable programación de literatura.
    [email protected]


    ella

    Universidad de Uppsala

    Contacto: Fernando Wachmeister Bermúdez
    [email protected]


    ella

    Instituto Cervantes - Estocolmo

    Contacto: Alberto Gascón, director
    [email protected]


    ella

    Embajada de España

    Contacto: Juan Villar, consejero de cultura
    [email protected]


    Agradecemos la colaboración de:

    Marika Gedin

    Siri Hultén

    ...


    © de los textos: sus autores

    © de la foto de Olvido García Valdés: Su Alonso & Inés Marful

    © de la foto de Cristina Morales: Javier López Mansilla

    Diseño: This Side Up

    Publicación web: Spanda Editorial